IKER SERRANO

galería LA TALLER 

Lur zati bat // Un trozo de tierra

Grabado3

 

 

Estos últimos años, la carrera de Iker Serrano (Pamplona - Iruña, 1982) ha cogido velocidad y presencia. Tras exponer su proyecto pictórico “El guardian del bosque ” en Madrid, en la sala Utopia Parkway, y después en la Sala Rekalde en julio de 2014, este jueves, 11 de junio, inaugura en Bilbao, en La Taller, su último proyecto: Lur zati bat // Un trozo de tierra.

A lo largo de su trayectoria el medio donde principalmente se ha desenvuelto Iker Serrano, es la pintura.

Pintura figurativa, colorista y narrativa, con el viaje como eje: Viajar en el cuadro, a una meta, una Isla, a la que solo se puede acceder a través del conocimiento y la consciencia de lo que sucede en su avatar. Lo que sucede en el camino es relatado en el cuadro. La aventura es una representación. Se crea una relación simbólica de crecimiento, en paralelo a la construcción del cuadro, que va cogiendo forma y complejidad conforme avanza la doble expedición. Expedición iniciática tanto para el héroe como para su proyección, el pintor.

Relato y pintura avanzan; aparecen personajes, humanos y animales, en bosques, montañas, icebergs, islas, cuevas submarinas. Hay algo que debe aprenderse, desde la razón, en la parada; desde el instinto, en el camino.

Nuestro necesario viajero persevera en la necesaria, ineludible aventura; a la búsqueda del encuentro, al fin, de aquella isla, del objeto sensible: el cuadro por el pintor.

Para la exposición que presentará en La Taller, “Lur zati bat// Un trozo de tierra”, Iker Serrano sigue aventurándose en esta manera de abordar la creación artística, la de interrogar relato y recurso plástico a un tiempo, a la búsqueda de una síntesis expresiva máxima.

El punto de partida de la muestra de Serrano, es la trilogía “Las islas del Infierno, del Paraíso y de la Guerra” ( 1988 ) del escritor español Ángel Torres Quesada. La novela comienza con un extraño suceso: En diferentes lugares de la Tierra han desaparecido trozos de planeta. En su lugar quedan huecos vacios. Inmensos agujeros donde no hay nada, solo oscuridad. Nadie sabe lo que ha ocurrido con lo que hasta entonces allí existía. Los expertos no saben qué decir. Un interrogante se impone al resto ¿A dónde ha ido a parar esa materia, esas historias?

Estos trozos de tierra o de comunidades, flotando en algún lugar, desarraigados, separados del discurrir del tiempo y de la extensión de aquel planeta primero, son el objeto que el artista navarro nos presenta en “Lur zati bat. Nuevos entornos - vegetales, animales, minerales - donde las historias, libres, pueden avanzar en diferentes direcciones de las determinadas en origen. Donde el mismo fragmento puede generar simultáneamente varios relatos distintos. Donde lógicas pretéritas dejan de ser la pauta.

Para conformar esta propuesta, la posibilidad diversa del relato descontextualizado,

Serrano ha salido de su zona de confort, la práctica pictórica, para meterse por caminos no recorridos previamente, afrontando un nuevo viaje plástico, una nueva iniciación. Una ruptura técnica para generar una ruptura de la continuidad del relato.

Tras un año de intenso aprendizaje, el artista navarro ha incorporado a su repertorio de recursos lingüísticos el de las técnicas gráficas clásicas. Las matrices realizadas con aguafuertes y aguatintas, y sobre todo la adquisición de los conocimientos de la estampación en color, han posibilitado la repetición de la imagen en postproducciones diversas o la generación de secuencias de desarrollo desigual.

Exploraciones a la búsqueda de nuevas territorios que explorar.

La exposición estará formada por dos dibujos de gran tamaño. “Lur zati bat”, un mural formado por una constelación de estampas. Una serie de 11 ejemplares de la misma estampa intervenidos con pintura. Y una de serie de 9 collages intervenidos a partir de las estampas.

Maite Martinez de Arenaza

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política